Jun 12 2013

La vivienda en España en el siglo XXI

La vivienda en España en el siglo XXI

La vivienda en España en el siglo XXI

Varios autores

Cáritas Española Editores y Fundación FOESSA, 2013

 

Este número de “Colección Estudios” de Foessa ofrece una reflexión sobre cómo se ha desarrollado la vivienda en España desde los comienzos del siglo XXI, con la introducción de datos, análisis y propuestas, que nos posibilite comprender ese modelo residencial. A lo largo de este trabajo pretendemos mostrar cómo hay un modelo residencial que tiene unas profundas raíces históricas, que ha contribuido a los caracteres que adopta la estructura social de la población española.

En el proceso de configuración del modelo residencial en España podemos distinguir, dos periodos. El primero de ellos se corresponde con el modelo autárquico de la etapa franquista, que apostó por una producción masiva de viviendas y su propietarización, permitiendo la irrupción de clases medias adheridas al régimen. Esto conllevó a que la producción masiva de viviendas se convirtió en un fuerte motor de la economía española.  

Y el segundo periodo, a partir de los años 90, que surge con las aprobaciones de leyes (autonómicas y estatales) favorable a la liberalización del suelo. Aparecerán diversos problemas: gran cantidad de viviendas vacías; estancamiento de la demografía; dificultades de buena parte de la población para acceder a la vivienda; o las amenazas por las ejecuciones hipotecarias. Todas estas peculiaridades han desarrollado un fuerte carácter especulativo en la vivienda, el papel ejercido por las entidades financieras que han hecho posible el endeudamiento de las familias, o en un segundo plano, la corrupción política que ha dañado públicamente a este sector por todos los casos judiciales que están aflorando en los juzgados.

A estas dos grandes etapas le ha seguido la que nos encontramos en estos momentos. De hecho, la elaboración de este trabajo está plenamente relacionada con la crisis financiero-económica en la que nos encontramos y que dificulta la recuperación a la hora de impulsar de nuevo la actividad económica.

En todo este número, se pretende realizar un seguimiento del proceso, impacto, causas y consecuencias que ha provocado el sistema de la vivienda en España en el anterior siglo.

.

Índice

INTRODUCCIÓN PRIMERA PARTE. La vivienda como inversión y el modelo residencia

1. Evolución del parque residencial

2. Modelo de producción de viviendas

3. Factores determinantes y condiciones de accesibilidad a la vivienda: la evolución de los precios en el mercado inmobiliario

4. Accesibilidad, esfuerzo y sobreendeudamiento

5. Políticas e instrumentos en materia de vivienda

SEGUNDA PARTE. La vivienda como inversión y el modelo residencia

6. Población vulnerable y en riesgo de exclusión residencial

7. Población en situación de exclusión residencial

TERCERA PARTE. Impacto en la estructura social  

8. Vivienda, ciudad y territorio

9. Impacto del modelo residencial sobre la estructura social

CUARTA PARTE. La vivienda como derecho

10. La vivienda desde un enfoque de derechos. Sinhogarismo y desarrollos normativos internacionales y en el Estado

11. Para una política nueva de vivienda: alternativas e indicadores

Fragmento (pág. 1-22)

Comprar La vivienda en España en el siglo XXI

Para más información: publicaciones@caritas.es


Nota de Prensa en www.periodistadigital.com en el día de la presentación del libro que tuvo lugar en la sede de la FNAC de Madrid el 17 de julio de 2013:

Fracaso del modelo de vivienda español

«La vivienda como derecho, no como objeto de inversión»

(Cáritas)- En estrecha coherencia con su trayectoria de trabajo durante más de cuatro décadas en el terreno de la investigación social, la Fundación FOESSA (Fomento de Estudios Sociales y Sociología Aplicada) presentó ayer, de la mano de Cáritas Española, un exhaustivo estudio sobre vivienda, un tema de máxima actualidad por su efectos en el ámbito de la exclusión social.

Editado bajo el título «La vivienda en España en el siglo XXI. Diagnóstico del modelo residencial y propuestas para otra política de vivienda«, el estudio fue presentado ayer en el transcurso de un acto celebrado a última hora de la tarde en la sede de la FNAC de Madrid, que contó con las intervenciones de la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril; el secretario general de Cáritas Española, Sebastián Mora; uno de los autores del estudio, el arquitecto José León Paniagua; y el coordinador del informe, el sociólogo y voluntario de Cáritas, Víctor Renes.

La vivienda, espacio de socialización y fraternidad

Si Sebastián Mora se refirió al impulso dado por Cáritas en los últimos cinco años para garantizar el derecho a la vivienda como auténtico espacio de «socialización y de fraternidad» de las personas, Soledad Becerril explicó el seguimiento que está llevando a cabo su oficina para paliar los efectos adversos de los lanzamientos hipotecarios y hacer posible que ese sea siempre el «último, último, último recurso, en casos extremos, como respuesta a una situación de impago o endeudamiento».

Tanto José León como Víctor Renes explicaron, por su parte, los ejes temáticos del informe, cuya clave de análisis del modelo residencial parte de considerar la vivienda como un bien para la satisfacción de una necesidad y no como sucede en España, un objeto de inversión para el beneficio. Una idea que pasa por entender que el alojamiento de la población en condiciones adecuadas es un satisfactor que garantiza la necesidad básica de subsistencia y de salud.

Factor social de inclusión de primer orden

Tanto para los autores como para la propia FOESSA y Cáritas, la vivienda es un espacio vital, imprescindible para la socialización, para ser parte de una sociedad, lo que la convierte en un factor de inclusión social de primer orden. De ahí que el objetivo del informe haya sido analizar el modelo residencial español como modelo que condiciona la función de la vivienda como elemento que satisface la necesidad básica de alojamiento.

Para ello, el estudio se estructura en cuatro grandes apartados, en los que se abordan, primero, el modelo de producción de vivienda en propiedad y la producción como finalidad e inversión, que es el factor más determinante del modelo residencial; segundo, elacusado y permanente desajuste entre oferta y demandas o necesidades de vivienda; tercero, el equilibrio y desequilibrio en la ordenación del territorio y su impacto en la estructura y en la cohesión social; y, cuarto, la colisión de los tres factores anteriores con la necesidad de un modelo residencial que responda a la exigibilidad de la vivienda como un derecho. Este último punto incluye un repertorio de propuestas y orientaciones políticas para hacer efectivo ese derecho.

El resultado de este nuevo trabajo conjunto de la Fundación FOESSA y Cáritas arroja, por una parte, la constatación de un fracaso reiterado de una política económica y social, y la imposibilidad de reclamar la efectividad de un derecho, y, por otra, la expresión de una esperanza expresada a través de unas propuestas alternativas a la situación actual que, en relación con la política de vivienda, requieren un largo plazo de aplicación para obtener resultados efectivos.

Ejes y propuestas para una política nueva de vivienda

Entre los ejes y propuestas señalados en el informe para avanzar hacia una política nueva de vivienda, cabe señalar los siguientes:

1. Desarrollo del mandato constitucional a los poderes públicos en el acceso, sostén y garantía de una vivienda digna y adecuada como derecho fundamental.

2. Desarrollo del patrimonio público de suelo cumpliendo con la legislación vigente.

3. La totalidad de las ayudas (a promotores y familias) se deben concentrar en la VPO en alquiler y en el fomento del alquiler de vivienda en general.

4. Desarrollo de vivienda pública en alquiler (nueva y rehabilitada), de promoción directa. Para lograr este objetivo, los Planes de Vivienda deben incluir medidas de fomento (financiación, suelo, fiscalidad, etc.), excluyendo cualquier ayuda la compra de cualquier tipología de vivienda.

5. Ayudas a la inversión en la ciudad consolidada frente a la producción de nueva vivienda y fomento de actuaciones de rehabilitación integrada de barrios mediante intervenciones en colaboración con otros sectores sociales (empleo, formación, etc.).

6. Fomento de la ocupación de vivienda vacía mediante ayudas combinadas al alquiler y la rehabilitación, con la participación de las agencias regionales de alquiler y rehabilitación de vivienda.

7. Inversión en gestión integrada de vivienda y condiciones de vida, desarrollando agencias públicas de intervención en alquiler de vivienda y rehabilitación integrada de conjuntos urbanos degradados física y socialmente.

8. Desarrollo de un sistema de información residencial que produzca información fiable e independiente y actualizada que permita formular medidas adaptadas a necesidades específicas y de calidad.

9. Reformulación de los actuales Planes Cuatrienales de Vivienda en función de objetivos globales de política de vivienda (alquiler social, rehabilitación integrada y promoción pública de vivienda en alquiler).

10. Desarrollo de estrategias de planeamiento urbanístico y residencial de carácter supramunicipal y suprarregional, con sistemas de control y participación y decisión públicas, que sirvan para luchar contra la corrupción urbanística e inmobiliaria.

En resumen, los conceptos en los que para los autores del informe deberían concentrarse todas las ayudas en materia de vivienda, serían: alquiler social, rehabilitación integrada, e intervención pública y diversificación del modelo de acceso que, junto a la regulación del derecho a la vivienda, constituyen los ejes claves de la política de vivienda.

Enlace permanente a este artículo: http://cisolog.com/sociologia/la-vivienda-en-espana-en-el-siglo-xxi/

3 comentarios

  1. Muy buen lectura y no puedo estar mas de acuerdo con la frase: «La vivienda como derecho, no como objeto de inversión». efectivamente, la vivienda nunca debió ser objeto de especulación de unos pocos, si el modelo económico español hubiera sido mas sostenible… esto no sa habría producido. También ha ayudado mucho la clase politica corrupta que hemos tenido y tenemos que en lo único que pensaban era en su propio beneficio.

  2. Muchas gracias, Cristina, por tu comentario. El problema de la vivienda en España es el gran problema sin resolver, y de momento no va por visos de que se vaya a resolver, o al menos que lo enfrenten de verdad las instituciones tradicionales.

    La clase política no acometió una ley del suelo para controlar la actividad porque encontraron sustanciosos beneficios particulares. Y como en este país las exigencias de responsabilidades se quedan en eso.. mucho ruido y pocas nueces… la ejemplaridad pública es un salto a la torera…

  3. No vamos bien todavía en este tema. Resulta increíble que sobre un modelo productivo que nos ha llevado a donde estamos, todavía no se hayan emprendido reformas para que no vuelva a ocurrir en el futuro.

Deja un comentario

Your email address will not be published.