Ago 05 2014

El extranjero. Sociología del extraño

Extanjero_GSimmmel

El extrajero
Sociología del extraño

Georg Simmel

Alfred Schütz, Norbert Elias y Massimo Cacciari

Introducción de Olga Sabido Ramos

Sequitur, 2012

El extranjero no es una persona sino una “forma social”, esto es, se trata de un vínculo específico de relación, una forma particular de ser con otros. Por tanto, las personas no son extranjeras en sí mismas sino para alguien o algunos que así las definen.

Tres miradas sociológicas ante el extrañamiento del mundo

La experiencia de todo aquello que resulta extraño. novedoso, diferente o ajeno ha sido un asunto recurrente en la historia de la humanidad, si bien es cierto que los significados atribuidos y las consecuencias desatadas han variado espacio-temporalmente, Es por ello que pensar en extraños, recién llegados o aquellos que vienen de fuera, no significa atender a acontecimientos novedosos en las relaciones sociales; pero el hecho de que estas categorías formen parte de nuestras preocupaciones y debates coetáneos remite a un horizonte temporal que justifica tal interés cognoscitivo.

En este marco, los textos clásicos de Georg Simmel, Alfred Schütz y Norbert Elias que se presentan en este libro resultan imprescindibles no sólo para entender sino para emprender rumbos creativos en la investigación relativa a las condiciones actuales de extrañamiento del mundo.

La lectura de Georg Simmel sobre “el extranjero” nos ofrece una mirada desde las formas. Bajo la óptica sociológica simmeliana, la sociedad no es una cosa o estado sino la suma de “acciones recíprocamente orientadas” en constante flujo y movimiento. Éstas pueden ser duraderas o transitorias, estables o efímeras, y en conjunto forman una red urdida por hilos invisibles que nos vincula a unos con otros y a través de la que nos condicionamos recíprocamente, pues con nuestras acciones ejercemos efectos sobre otros y sufrimos las consecuencias de las acciones de los demás, hacemos y padecemos al mismo tiempo. El extranjero no es una persona sino una “forma social”, esto es, se trata de un vínculo específico de relación, una forma particular de ser con otros. Por tanto, las personas no son extranjeras en sí mismas sino para alguien o algunos que así las definen. Ser extranjero no necesariamente significa venir de otro país, pues Simmel sabía cómo las personas pueden sentirse extranjeras en su propia tierra o en los círculos sociales en los que quieren ser aceptadas y reconocidas. De lo anterior se desprende que ser extranjero es una construcción, por eso los más familiares pueden convertirse en blanco de extrañamiento, ya sea por sus creencias, posturas políticas, costumbres o estilo de vida.

La interpretación de Alfred Schütz nos invita a una mirada desde la experiencia. Por su notable herencia fenomenológica husserliana, la preocupación analítica de Schütz consistió en dar cuenta de “cómo percibe la gente al mundo social a través de su experiencia”. La experiencia se constituye según el significado que otorguemos a lo que nos sucede y a las relaciones que tenemos con los demás. La posibilidad de actuar depende de nuestra capacidad de comprender e interpretar los significados que previamente han sido asignados a nuestro mundo. así como de la habilidad para re-significarlos en el presente. Para ello, Schütz señala que hemos incorporado un acervo de conocimiento que reúne los esquemas interpretativos capaces de dar sentido a nuestra vida diaria y que permiten el continuum de la práctica sin interrupción o disrupción alguna. Sin embargo, Schütz era consciente de que no siempre compartimos tales esquemas interpretativos con otras personas. La experiencia del forastero se coloca ante esa disyuntiva, pues se trata de una situación tfpica de extrañamiento respecto a pautas interpretativas nuevas y ajenas que quieren comprenderse. De ahí que en el mismo sentido que Simmel, el forastero no es forzosamente un inmigrante, sino puede ser cualquiera que trata de ser aceptado y tolerado por un grupo al que se aproxima.

Por su parte, Norbert Elias nos ofrece una mirada desde las figuraciones. A diferencia de Simmel y Schütz, la obra de Elias se caracteriza por el análisis de datos y resultados de investigación aprehensibles que no se pliegan a la mera referencia a conceptos o breves ilustraciones. Su obra más famosa, El proceso de la civilización, engloba un conjunto de estudios sociogenéticos y psicogenéticos consta de dos tomos de investigación. Gran parte del legado de esta obra trata de enfatizar cómo lo que las personas hacen y sienten se relaciona con el tipo de entrelazamientos que tienen con los otros y sus transformaciones a largo plazo. En este sentido, Elias provee de conceptos que permiten pensar en términos tanto procesuales como relacionales. Una de sus mayores contribuciones es el concepto de “figuración” que rompe con la dupla clásica “individuo y sociedad”, para intentar explicar cómo las personas y los grupos sociales se vinculan recíprocamente, se condicionan y son interdependientes. Desde este enfoque, nada de lo que pareciera estrictamente individual lo es, más bien se explica por las relaciones que lo hacen posible, inclusive la imagen que uno tiene de sí mismo no es algo estrictamente individual, pues ésta se relaciona con las diversas interdependencias que tenemos con las personas del grupo al que pertenecemos y con la posición de éste frente a otros grupos, este será uno de los temas que articulan el escrito presentado en este libro.

De la Introducción por:

Olga Sabido Ramos

.

.

Breve reseña sobre Olga Sabido Ramos

Olga Sabido Ramos | Fuente: sociologia.azc.uam.mx/

Olga Sabido Ramos | Fuente: sociologia.azc.uam.mx/

Olga Sabido Ramos se doctoró en Ciencias Políticas y Sociales con Orientación en Sociología en la UNAM. Realizó la Maestría en Estudios Políticos y Sociales en la UNAM y la Licenciatura en Sociología en la UAM. Es Profesora-investigadora en Área de Pensamiento Sociológico, Departamento de Sociología de la Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco Sus líneas de investigación son la teoría sociológica clásica, en particular la obra de Georg Simmel; los debates recientes en torno al cuerpo y la afectividad; la sensibilidad como condición del extrañamiento y las sociologías interpretativas. Ha publicado diversos escritos y artículos en esos campos de investigación. Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores.

Enlace permanente a este artículo: http://cisolog.com/sociologia/el-extranjero-sociologia-del-extrano/

1 ping

  1. […] de la exclusión; El extranjero. Sociología del extraño (también reseñado en Cisolog: ver aquí); y el libro que aquí presentamos: El conflicto. Sociología del […]

Deja un comentario

Your email address will not be published.